25.4.10

ZONA DE LOBOS

El pasado martes, en nuestra tradicional salida montañera, fuimos a los montes de Arno, cerca del valle de Orozko. El dia era espléndido, con niebla baja adherida al valle, pero que dejaba los caminos montañeros y las cumbres bajo un luminoso sol. Es ésta una zona llena de leyendas sobre los lobos, que antaño debían ser frecuentes y que todavía, según algunos estudios se mantienen en un número aproximado de 30 ejemplares.

Alguna de estas leyendas están refrendadas por estelas o placas en el monte y cerca del collado que reflejo en esta acuarela se encuentra la de Aranekoarri. Existen dos versiones sobre lo acontecido aquí hace muchos años, exactamente el 24 de Diciembre de 1308. Una de ellas nos habla de una jóven que subió al monte para recoger el ganado, y al echarse la niebla se perdió y los lobos la devoraron dejando solamente de su persona las trenzas de su cabello. En la estela o piedra de recuerdo se refleja un dibujo que simula las trenzas de esa joven. Otra versión nos habla de una jóven que servía en la localidad de Murguia y fue caminando a través del monte a la localidad de Orozko situada a la derecha del paso reflejado en la acuarela, para pasar las Navidades con su familia. Llegada a este paraje le sorprendió la tempestad de nieve y la niebla y allí murió. Su cuerpo lo devoraron los lobos y como único testimonio de la tragedia quedaron las trenzas.

Un tercera versión habla de un hombre que se dirigía por estos montes con una reata de mulos cargados de oro. Le cogió la noche y la niebla en estos portillos, se perdió y murió de frío. Lo devoraron los lobos. Los relatos de oro escondido son frecuentes en nuestra geografía.

4 comments:

TIHADA said...

Hola Carlos!
Acá estoy leyendo las leyendas que me anticipaste y descubro que sos un buen narrador! Te imagino en esas excursiones contando historias!
Un gran abrazo!

Manolo López said...

Bonito trabajo, como las historias que explicas. Saludos.

carlos diez said...

Hola Tihada, las leyendas tienen ese halo de misterio que las hacen muy atractivas porque quedan un poco a la imaginación del que las escucha. Un abrazo

carlos diez said...

Hola Manolo, gracias por la visita. Soy aficionado a la montaña y además de los paisajes estupendos, las historias que te cuentan o lees te llevan a tiempos anteriores muy interesantes. Un abrazo